Artículo «La magía del momento presente»

Nos han enseñado a buscar y a espabilarnos para subsistir, pero ¿qué buscamos? Abundancia, libertad, compañía, estimación, tranquilidad, es decir, la felicidad… o a veces uno olvida lo que busca también.

Para aquellos que han olvidado lo que buscan es necesario reencontrar la dirección, y cuando ya tenemos claro lo que buscamos, hay algo que nos ayudará. Saber saborear el momento presente con máxima conciencia y presencia. No saber saborear el momento presente es una de las causas de una constante insatisfacción y constante búsqueda de lo que muchas veces ya tenemos, pero que no sabemos ver ni saborear porque estamos demasiado enfocados en acumular más, en tener lo que no tengo. La voluntad de mejorar la situación actual no debe ser un obstáculo para poder saborear todo lo que ya tenemos. Pero hay que parar, claro. Parar y mirar alrededor. Utilizar la cabeza, no para temas de tipo práctico o cálculos mentales, sino de manera más contemplativa y darse cuenta de que todo lo que hace falta para ser feliz lo tenemos a nuestro alrededor. Que la felicidad está aquí mismo si sabemos donde mirar y abrimos bien los ojos. La vida no es perfecta, ni lo será nunca, pero si tenemos en cuenta el hecho de valorar las personas y la abundancia de que disponemos y somos conscientes de la importancia del momento presente nuestra calidad de vida puede mejorar enormemente. Nos podemos acercar a esta felicidad tan buscada si valoramos todos los momentos, por pequeños que sean. Propongámonos generar un nuevo hábito y durante el mes intentemos tener máxima conciencia en el momento presente.

David Urgeles